Lucha en Equilibrio

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Que difícil fue encontrar la inspiración y la energía para poder sentarme a escribir el tema que era más importante para mi este mes. Y es que siento que la cruzada feminista es tan importante que merece tomarse el tiempo y la dedicación que corresponde.

Pensé muchísimo en las palabras que quería utilizar para referirme a nuestras luchas, a aquellas batallas que salimos a librar mientras marchamos en este día tan significativo para muchas de nosotras que es el #8M.

Y desde febrero que lo pensé y lo pensé hasta que finalmente ayer encontré la inspiración, en las calles, caminando entre nosotras, viéndonos libres y tranquilas, esperanzadas, felices, calmas y fuertes a la vez. Y entonces ahí se me vino un cartel a la mente que quedó grabado en mi: “Lucha en equilibrio” me imagino que rememorando la canción de la tremenda de Denise Rosenthal que ha sido tan fuerte inspiración y motivación para muchas.

Y es que yo no quiero luchas, no quiero pelear, no quiero librar batallas. Si quiero ganar terreno, respeto, tener mi lugar en la sociedad, quiero equidad, quiero caminar sin miedo por las calles. Quiero vernos libres y sin miedo como nos vi ayer. Pero lo quiero sin luchar, lo quiero en equilibrio, lo quiero siendo quien soy, quiero permitir que la mujer y mi femenino se expresen.

Ayer no sólo entendí si no que también viví en mi cuerpo el porqué la libertad se expresa en femenino. Esa posibilidad de ser simplemente, de estar, de completarnos al estar ahí siendo quienes somos es una magia muy poderosa, sobretodo si se expresa en el colectivo. Y deseé con mucha fuerza poder tener esa sensación todos los días de mi vida y para todas las mujeres del mundo. Sin miedo, sin amenazas, sin juicios. Aceptando nuestros cuerpos desde el amor, mostrando cicatrices, piel, estrias, pezones, pelos, cuerpos sin depilar, hermosas todas. Respetándonos, caminando en calma y con alegría pero con la fuerza del caudal de un río que avanza y se lleva todo lo que toca. Era la fuerza de nuestra unión, de nuestro encuentro, porque juntas somos más, somos muchas.

Muchas veces creo que nos vemos enfrascadas en discusiones sobre el por qué de nuestras marchas, vemos reportajes y a comunicadores hablando sobre esta 4 ola de revolución feminista, y sin darnos cuenta comenzamos a vivir la revolución desde una lógica patriarcal, buscando argumentos, buscando frases y contenidos interesantes para remecer conciencias y generar más activismo por nuestra revolución.

Y es que a veces se nos olvida, a veces los medios y la socialización son más fuerte y caemos en esa lógica… pero luego llega ese glorioso #8M donde volvemos a encontrarnos, volvemos a re-conocernos y la magia ocurre sola, con la fuerza de nuestro ser, de nuestros úteros y corazones latiendo en un sólo pulso. Y así, simplemente siendo en libertad y unidas, libramos nuestra lucha: una lucha en equilibrio.

No hay más que decir, no hay más que argumentar. Ya estamos despiertas, ya somos, y es así como debemos seguir con nuestro trabajo por reivindicar nuestros espacios y cuidar nuestras vidas. Unidas, libres, felices y sin miedo. Amando nuestro cuerpo, mostrándolo sin miedo, sin juzgarnos entre nosotras, cuidándonos, apoyándonos, siendo quienes somos, permitiendo que nuestro ser aflore con toda su fuerza. Ahí está la lucha.

Gracias a todas quienes estuvieron ayer en las calles, encontrándonos y apoyándonos, a quienes prepararon todo el arte hermoso que pudimos ver, gracias por tanto y gracias por seguir.

Un abrazo,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

También te puede interesar